BOLIVIA: Indígenas de la invisibilización al protagonismo

Indígenas bolivianos, de la invisibilización al protagonismo

dignidadAdemás de celebrar elecciones generales, el pasado 12 de octubre Bolivia festejó el Día de la Descolonización para destacar la creciente visibilización de los indígenas, quienes pasaron de ser los excluidos a protagonistas de la historia reciente del país.

La efeméride se instituyó en 2011 por decreto presidencial en reemplazo del Día de la Raza, aun conmemorado en parte de Latinoamérica por la llegada del almirante Cristóbal Colón y los conquistadores españoles al continente en esa fecha de 1492.

Desde entonces, la jornada sirve de oportunidad para realzar, promover y socializar los cambios profundos introducidos en Bolivia tras declararse un estado plurinacional, que reconoce a sus 36 poblaciones nativas además de otros con diversos orígenes étnicos.

Este año la celebración tuvo mayor significado porque ese día ganó la reelección por abrumadora mayoría el presidente Evo Morales, primer jefe de Estado de raíces nativas en la nación andina.

Otro hecho relevante fue que Bolivia consolidó su liderazgo al presidir la I Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas, celebrada a finales de septiembre pasado en la ONU.

Morales fue voz y rostro de miles de originarios en esa cita, que materializó el propósito de profundizar el respeto a los derechos individuales y colectivos de las comunidades autóctonas como un componente fundamental del desarrollo humano sustentable.

El ascenso al poder del dignatario en 2006 fue el comienzo de una serie de transformaciones favorables a los originarios en esferas como la organización social, empoderamiento político, salud, educación y leyes, entre otras.

En ese mismo año se instauró la Asamblea Constituyente con delegados de comunidades autóctonas que aportaron elementos para incorporar en la Constitución el respeto a sus derechos, autodeterminación y cultura.

La Carta Magna de 2009 reconoce a Bolivia como un Estado con pluralidad de naciones originarias que poseen sus propios principios, cosmovisiones, valores, entidades territoriales, formas de autogobierno, lenguas, creencias religiosas, prácticas y costumbres.

Por lo tanto, integra las instituciones indígenas campesinas a la estructura general del Estado, así como que sus saberes y conocimientos tradicionales, idiomas, rituales, símbolos y vestimentas sean valorados, respetados y promocionados.

Según el censo de 2012, en Bolivia hay dos millones 806 mil 592 personas pertenecientes a alguna etnia aborigen, aunque predominan los quechuas y los aimaras.

Resguardar los derechos de ese sector es una de las prioridades del Gobierno para garantizarles una mayor participación en los programas de inclusión, impulsados por el presidente Morales.

La atención hacia ese grupo poblacional ha sido constante en los últimos nueve años, cuando el Estado validó múltiples leyes dirigidas a ellos y relacionadas con el medioambiente, la demarcación de tierras y del hábitat, la educación, el proceso electoral y los servicios sociales, entre otras áreas.

Un elemento importante fue la creación del viceministerio de Justicia Indígena, el cual vela por el cumplimiento de las normas jurídicas, de las garantías constitucionales, la revalorización, restitución y fortalecimiento del sistema judicial de los nativos.

Esa entidad también está al tanto del respeto de los tratados, convenios y acuerdos internacionales, suscritos y ratificados por el Estado boliviano, y ejerce las acciones necesarias para propiciar su real y efectiva protección.

Una de las acciones más importantes del Viceministerio fue la elaboración de la Ley 527, aprobada en noviembre pasado con el objetivo de proteger las comunidades autóctonas en situación de alta vulnerabilidad como el peligro de extinción y aislamiento voluntario o forzado.

Esa legislación establece mecanismos y políticas de identificación, monitoreo, protección y fortalecimiento de esas etnias y sus formas de vidas.

Entre otras cuestiones, contempla acciones para atender enfermedades y epidemias en esos grupos, seguir sus tendencias demográficas y problemas comunes.

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe destacó el avance de Bolivia en el tema indígena y dijo que es el país con mayor porcentaje de parlamentarios de alguna etnia aborigen, cercano al 32 por ciento.

Sobre ese punto, Galo Bonifaz -diputado del gobernante Movimiento Al Socialismo- señaló que la inclusión de los nativos en las políticas de Estado es importante porque ellos tienen las mismas capacidades para asumir grandes responsabilidades.

“Se está revalorizando mucho los derechos de los hermanos indígenas en diferentes aspectos, no simplemente sociales y económicos, sino también culturales y políticos”, apuntó.

El hecho es que Bolivia logró reconfigurar las relaciones políticas, sociales y económicas de su población aborigen, que por primera vez conduce su propio destino y continúa al rescate de la independencia, la soberanía y la búsqueda de una sociedad más equitativa.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s