ABYA YALA: En el solsticio de invierno los pueblos indígenas celebran un nuevo año

ritualDesde tiempos inmemoriales los pueblos indígenas han identificado los movimientos del Sol y la Luna, establecieron calendarios para marcar los tiempos de siembra y cosecha, solsticios de invierno y verano, lo que les permitió llevar una convivencia armoniosa con la naturaleza.

El solsticio de invierno para los aymara, quechua, likan Antai, rapa nui y mapuche, que en el hemisferio sur ocurre entre los días 20 y 24 de junio, marca el período del año en que la naturaleza se renueva. La víspera del solsticio es la noche más larga del año y durante los seis meses siguientes, las noches se acortan y los días se alargan.

Con el fin de la cosecha y después del descanso necesario de la tierra llegará la época de la siembra y luego los brotes volverán a emerger, los animales cambiarán su pelaje y los ríos aumentarán su caudal, alimentados con el agua de las lluvias y deshielos. Este momento, en que el Sol emprende su camino de regreso a la Tierra, los pueblos indígenas, cuya identidad cultural siempre ha estado vinculada al culto a la vida y a los elementos que la constituyen agradecen la naturaleza celebrando la ceremonia ritual del inicio de un nuevo ciclo de vida, el Año Nuevo.

Cerca de un millar de aymaras inaugurarán el Año Nuevo en medio de ritos y ofrendas al Inti (Sol) y la Pachamama (Tierra), en el templo de Kalasasaya y la Puerta de Sol, las ruinas arqueológicas más importantes de Tiwanaku, en el altiplano próximo a La Paz, Bolivia. El solsticio de invierno, momento en el que el Sol está más alejado de la Tierra, marcará el comienzo de un nuevo año.

La ceremonia quechua o Inti Raymi se realiza en el Cusco, Perú, su antiguo centro ceremonial. La Fiesta del Sol es una fiesta de agradecimiento a la naturaleza y al astro solar que las culturas andinas heredaron de los Incas.

El Likan Antai atacameño se celebra en Toconao, Talabre, Socaire y otros ayllu de los Andes. Cuando las lluvias se atrasan demasiado, se realizan ofrendas especiales para llamar a la lluvia con agua de mar o de manantiales grandes que no se secan nunca.

El We Tripantu mapuche también llamado Wiñoi Tripantu habitualmente se realiza durante la noche y se espera hasta el amanecer la llegada del “nuevo Sol que regresa” por el oeste. El ritual, que invoca a los antepasados, es dirigido por una machi o por el lonko del lugar. Este es un día de celebración y alegría, donde los familiares se visitan y pueden compartir comidas, mote, sopaipillas, catutos y el infaltable muday (bebida de trigo o maíz).

Los Colla o Kolla lo celebran en el centro ceremonial El Bolo, ubicado a una hora de Copiapó, Chile, hacia Inca de Oro. Le piden al Tata Inti por el bien de la comunidad, por las cosechas, los animalitos y la salud de las personas.

En Rapa Nui se realiza el Aringa Ora o Koro que significa “el rostro vivo del patriarca”. En ella se festeja el ciclo anual de la vida, relacionado con la fertilidad y productividad, se rinde homenaje a los patriarcas de las familias, junto a los linajes y parientes de la comunidad, y se festeja con un gran curanto compuesto de pollo, atún, langosta y frutas, como plátanos y camotes. Sin embargo, esta ceremonia no es reconocida por este pueblo como una fiesta tradicional.

Anuncios

Un pensamiento en “ABYA YALA: En el solsticio de invierno los pueblos indígenas celebran un nuevo año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s