PANAMÁ: Posiciones extremas en diálogo de indígenas y Gobierno panameños

066_23

Posiciones extremas se enfrentarán nuevamente hoy en la mesa de diálogo, sobre la terminación o cancelación definitiva de la polémica hidroeléctrica que se ejecuta en territorio de la Comarca NgÃñbe Buglé, al Oeste de esta capital.

Un comunicado de la Presidencia de la República calificó de “avances” las últimas discusiones sobre temas neurálgicos como el uso del agua, la existencia de redes y aguas subterráneas, además, la posible inestabilidad de las laderas, riesgos de derrumbes, el manejo de la cuenca y los impactos en el bosque.

Pero declaraciones de los negociadores NgÃñbe fueron tajantes: “queremos que se cancele la hidroeléctrica de Barro Blanco”, dijo Ricardo Miranda, dirigente del Movimiento 10 de Abril, según el diario Panamá América.

El líder indígena denunció también que el viceministro de Ambiente, Emilio Sempris, intentó sobornarlo a él y al alcalde de Müna en la comarca NgÃñbe-Buglé, Rolando Carpintero, cuando les ofreció una reunión privada “en la que se podía hablar de números para que el proyecto continúe su construcción”.

Los indígenas dejaron claro que hoy y mañana está prevista la reunión y en su criterio, deben definirse los últimos dos puntos, que es el tema social y el ambiental para que ese mismo día se tome una decisión: la cancelación del proyecto.

De lo contrario, los NgÃñbe amenazaron con salir a las calles a protestar durante la próxima Cumbre de las Américas, “para que el mundo conozca el problema de Barro Blanco”.

Miranda aseguró que el Gobierno no tiene interés en el pueblo, sino solo quiere quedar bien con otros países, sin importarle su población, dijo en alusión a que la constructora Generadora del Istmo, S.A. (Genisa) es guatemalteca, y a su vez el financiamiento del proyecto proviene de bancos extranjeros.

La sesión de este martes, donde participa el Gobierno, Genisa y los NgÃñbe Buglé, contará con la mediación de miembros del Sistema de Naciones Unidas, y se efectuará en el distrito de Tolé, en la occidental provincia de Chiriquí, muy cerca de la obra objeto del conflicto.

Según los líderes nativos, la hidroeléctrica, conocida como Barro Blanco, afectaría directamente a 270 personas que viven cerca de la cuenca del río Tabasará, que será represado, e indirectamente a tres mil que dependen de ese afluente para sus actividades.

En tanto Genisa ha reiterado que no hay afectación alguna a la Comarca y solo incidirá mínimamente en 5,81 hectáreas de servidumbre de río que colinda con áreas anexas a comunidades indígenas, por esta razón, asegura la entidad, suscribimos dos acuerdos de compensación con las autoridades comarcales.

Colocada desde: http://www.prensa-latina.cu/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s