PARAGUAY: Ganaderos extranjeros invaden tierras de indígenas paraguayos

ayoreos-maria-auxiliadora

Hombres armados contratados por empresas alemanas invadieron violentamente las tierras que ocupan hoy los miembros de la comunidad indígena paraguaya Sawhoyamaxa violando, inclusive, su expropiación por el Estado.

Representantes de ese pueblo originario se reunieron con periodistas para explicarles que presentaron una denuncia ante el Ministerio Público por tal arbitrariedad de la cual acusaron a los representantes de las empresas Roswell Company y Kansol S.A. a quienes responden los invasores.

Es importante señalar que los terrenos en cuestión fueron restituídos a la mencionada comunidad por el propio Estado paraguayo después de una larga lucha con el apoyo de organizaciones sociales y partidos progresistas, esfuerzo que llevó el caso hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual falló a su favor.

A pesar de ello hubo resistencia a acatar esa decisión de carácter regional pues el empresario alemán Heribert Roedel, propietario de las empresas señaladas, siguió esgrimiendo una titularidad nada válida.

El Parlamento paraguayo, también presionado por las movilizaciones a favor de los indígenas, aprobó el pasado año una ley expropiando 14 mil 404 hectáreas para ser entregadas a los Sawhoyyamaxa cumpliendo así con la orden de la Corte emitida en el 2006.

Sin embargo, la situación volvió a convertirse ahora en tensa en ese lugar pues las empresas foráneas dedicadas a la ganadería regresaron a invadir esa zona situada en la región del Chaco paraguayo, a pesar que los empresarios privados habían perdido toda posesión legal de las tierras en cuestión.

Actualmente ocuparon por la fuerza casi nueve mil hectáreas replegando a las familias indígenas al resto del territorio que les pertenece, quienes señalaron la presencia de guardias armados enviados por los empresarios foráneos.

No quieren abandonar nuestra propiedad y el personal de la estancia está permanentemente armado, amenazando y creando zozobra, dijo una declaración escrita emiida por los dirigentes de la comunidad, subrayando los daños causados a sus cultivos agrícolas, parte de ellos para su autoconsumo.

Las familias indígenas debieron recibir, además, un millón de dólares como indemnización por las afectaciones sufridas durante la anterior ocupación ilegal de sus tierras, algo que tampoco se cumplió.

http://www.prensa-latina.cu/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s