VENEZUELA: Conoce más de la obra del cultor wayuu Salvador Montiel

387708_n

La música acompaña cada instante de los wayuu. En su mundo, ella está presente para celebrar y agradecer. También aflora en los rituales y en las labores cotidianas de una de las etnias más numerosas del país, que extiende su presencia en la Península de la Guajira, entre Venezuela y Colombia.

Salvador Montiel, cultor y difusor de las tradiciones wayuu, describe esta música como “vernácula o autóctona, en la que la mayoría de los instrumentos son de vientos y utilizados para el pastoreo, rituales y festividades”.

Una fuente de inspiración inagotable tienen los pastores que, durante sus recorridos, dejan fluir su musicalidad, en palabras de Montiel.

“En su soledad por la sabana, caminando entre multitud de vientos y el sofocante sol, interpretan recordando a sus seres queridos y hasta las mismas ovejas para mantenerlas cerca”, cuenta el exponente cultural.

“Todo en el día a día tiene ese toque musical”, expresa Alí Fernández, antropólogo y director del Ateneo Fronterizo de la Guajira. “Lo hacen con sus voces o con los instrumentos que fabrican”.

“Hacen un canto: el jayeechi. Esos cantos en los que cuentan historias y han servido de preservación de eventos y presentación de un pueblo”, resume Fernández sobre un gesto que va pasando entre las generaciones.

En la investigación Taliraai: música, género y parentesco en la cultura wayuu, Jacqueline Vílchez Faría también refiere el peso de la música en las actividades económicas y sociales.

“Los géneros instrumentales y vocales responden a una tradición cultivada y transmitida de generación en generación. Los wayuu parecen aprender su propia tradición y adaptar su propia creatividad a los estados tradicionales”, describe la investigadora.

Entre los indígenas también hay espacio para fabricar los instrumentos que tocarán. El ‘taliraai’, por ejemplo, “es un arco pequeño que tiene hilos de pelo de caballo”, describe Fernández, sobre uno de los instrumentos usados en la música wayuu. Los cantos tienen variedad como también existe en los instrumentos, asegura Vílchez Faría.

“Como acompañantes de la labor del pastoreo aparecen algunos instrumentos de viento: la ‘sawawa’ (tipo de flauta), ‘el wootorroyoi’ (tipo de clarinete) y el ‘maasi’ (tipo de flauta tubular)”, precisa en la investigación.

También menciona otros instrumentos para los ritos de amplia convocatoria. “A las fiestas, al agasajo, a los Kau´layawa (o juegos de Las Cabritas), los wayuu ejecutan la ‘Kasha’ o caja , especie de tambor en el cual han creado una multiplicidad de esquemas rítmicos que cuentan sus propias historias místicas sobre animales, eventos, leyendas, etc. De Carácter más íntimo, dado su propia configuración, —que carece de caja de resonancia— los wayuu ejecutan un instrumentos musical denominado ‘taliraai’ o ‘talyray”.

Fernández trabaja en la identificación de personas que ejecuten y fabriquen los instrumentos. Tienen en desarrollo el proyecto del aula musical indígena que será itinerante.

“Tenemos 10 comunidades y alrededor de 15 personas, con el conocimiento, que han venido ejecutando y fabricando los instrumentos”, cuenta Fernández y agrega “las historias de ellos es interesante. Cada uno ha tenido una manera diferente de aprendizaje.

Colocada: http://www.panorama.com.ve/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s